Beatriz, fisioterapeuta de Madrid, nos cuenta su experiencia con la fundación

posted Oct 26, 2017, 11:19 AM by Francesco Bucci   [ updated Oct 26, 2017, 11:25 AM ]

...y esta es una de las grandísimas razones por las que merece la pena colaborar con la FUNDACIÓN SAN LUCAS. Actualmente necesitan apoyo económico para continuar ayudando a muchos niños con diversidad funcional y mejorar su calidad de vida.

Beatriz, fisioterapeuta

Elisa Marin y yo volvimos de Bolivia con objetivo cumplido, dar y recibir todo lo que el tiempo nos permitió, un intercambio de conocimientos y, lo más importante, de valores tanto dentro como fuera de la profesión. Observamos, aprendimos, intercambiamos y crecimos junto a las personas que formaron parte de esta experiencia.

Conocimos la práctica de la Rehabilitación Basada en la Comunidad (RBC) realizada por la Fundación San Lucas, ya que nuestra labor ha sido sobre un proyecto ya en proceso, con una metodología bastante común en latinoamérica que forma incluso redes de trabajo entre distintos grupos interdisciplinares. La RBC une fuerzas para prevenir, detectar y formar parte del tratamiento de distintas patologías y trabaja por el empoderamiento de las personas con diversidad funcional y sus familias logrando que sean ellos mismos el punto fuerte en la lucha por sus derechos y que, a pesar de la falta de recursos o el aislamiento de algunas comunidades, puedan tener un apoyo sociosanitario mediante visitas espaciadas.

Fueron varios los lugares visitados, desde comunidades bastante aisladas y alejadas como Rio Negro, Pucamayu o Villa jorja a otras más cercanas en la zona sur de Cochabamba. Todo fue muy fácil gracias al buen recibimiento tanto de las familias como del resto de profesionales, Agradeceremos siempre aquella facilidad de abrirte las puertas de su casa con tímidas sonrisas y permitirnos conocer todo desde dentro. También fue divertido improvisar recursos y material con lo que había a mano, como el bipedestador de Soledad con neumáticos.

Agradecer esta experiencia en primer lugar a Francesco Bucci, el fisioterapeuta de la Fundación San Lucas, nuestro guía y un grandísimo apoyo en este viaje; a nuestra gran familia boliviana del “Hogar Danilo Gotti” por hacernos sentir como en casa a tantos kilometros, al mismo Danilo por su grandísimo papel allí, a la Fundación San Lucas Bolivia y los que forman parte de esta por lo aprendido; a la Fundación Atendi por su acogida como unas más y a sus niños por cada sonrisa; a cada persona que se nos cruzo en tierras Bolivianas porque todas y cada una fueron importantes para hacer la experiencia un poquito mejor y a la mejor compi de viaje que podía haber tenido Elisa Marin, mil gracias.

Beatriz Cabo Rios, fisioterapeuta-kinesióloga

El gozo de ver a Soledad caminando

posted Oct 24, 2017, 2:55 PM by Francesco Bucci

Soledad es una niña de 5 años, simpática y a veces “renegona”, como muchos de nosotros. Vive con su familia en Rio Negro, una comunidad rural en un valle tropical a 3 horas de Cochabamba. Una casa de madera que comparte con su madre, padre, hermanos y la familia de su hermano mayor; piso de tierra adentro, arbustos y hierbas afuera. 

Soledad sentada afuera de su casa
La vida en Rio Negro es difícil y la familia de Soledad lucha para sobrevivir cultivando un lote de terreno que es de otros: se comparte la ganancia, pero no el duro trabajo diario. Por tener síndrome de Down, Soledad va más lento que las otras niñas de su edad. El equipo de Rehabilitación Basada en la Comunidad de la Fundación visita a Soledad y su familia una vez por mes: somos un fisioterapeuta y una psicopedagoga, acompañándose a veces con alguien que hable bien el quechua o también con alguna voluntaria. Las española Beatriz y Elisa por ejemplo, en Julio nos dieron la idea de realizar un “parador” que ayudara a la niña a jugar estando de pie, para fortalecer sus músculos y acostumbrarse a la posición: fue gracioso ir por la aldea a buscar que nos regalen llantas de autos, principal componente del arnés a realizar. El Agosto trajimos con nosotros dos vigas grandes de madera, para implementar una superficie plana y lisa suficientemente ancha como para dar pasos. Alcanzar juguetes colgantes de un hilo para tender ropa fue una de las tareas que dejamos para que Soledad realice con su madre y hermanas, y en Octubre nos llevamos la sorpresa de verle finalmente dar algunos pasos por si sola.

Francesco, fisioterapeuta y kinesiólogo

El trabajo de San Lucas en 2016

posted Apr 16, 2017, 5:41 PM by Francesco Bucci   [ updated Apr 16, 2017, 5:42 PM ]

El desarrollo inclusivo desde los más pequeños

posted Dec 5, 2016, 8:33 AM by Francesco Bucci   [ updated Dec 5, 2016, 4:17 PM ]

Villa Jorja es una aldea de agricultores en el medio trópico de Cochabamba. Un puñado de familias dedicadas a la cultivación de locoto, zapallo y otros vegetales; son colonizadores originarios de las tierras altas de Bolivia.

Llegamos a Jorja una vez por mes, con el equipo de Rehabilitación Basada en la Comunidad de la Fundación San Lucas. Tratamos de promover el desarrollo de habilidades y la inclusión de Julia y Narva (nombres de fantasía), dos niñas en edad escolar y con síndrome de Down.

Jugando
La entrada de Diciembre es la última del año, antes que los meses lluviosos dificulten la transitabilidad de los caminos de tierra de la región. Tenemos en programa un festejo navideño, a realizarse con el grupo de mujeres de la comunidad y sus niños y niñas. El plato fuerte del día serán buñuelos y arroz con leche para cocinar todos juntos.

Las madres más fieles y animadas llegan primero: una olla grande nos espera en la sede sindical. Pasamos a la cocina, piedras y tierra en el piso y ejes de madera como paredes. Se atizan las leñas y el fuego se prende.

Bajo el nuevo tinglado de la comunidad agradecemos juntos a Dios y realizamos dinámicas de juego con los niños. Uno de los objetivos del equipo para hoy es que las niñas con discapacidad participen con los demás. Narva se incluye desde un comienzo, tiene cargado en la espalda un aguayo con una bebé-muñeca que la psicóloga de San Lucas le ha traído, para que aprenda a vestirla y desvestirla. Julia se queda más distanciada, corriendo a lo largo de las graderías; con todos los niños la llamamos en coro: “¡Julia, ven!, ¡Julia, ven!”: nos presta atención y llega.

El mes pasado pudimos conversar con la profesora de la escuelita de la comunidad: las niñas asisten con regularidad; a lo largo del año nos dimos cuenta que, especialmente para Narva, el contacto con los compañeros de la escuela ha promovido la capacidad de comunicarse e interactuar.

El papel de los familiares de las niñas es muy importante: Marela, hermana mayor de Julia, se demuestra muy atenta a la hora de realizar las actividades y de estimulación y los juegos que se le indican para la casa. Con la familia de Narva tenemos más dificultad, sin embargo hoy día me gusto ver que su hermano mayor estuvo bastante pendiente de ella.                        

F.B.

Entendemos como “Desarrollo inclusivo” el diseño e implementación de acciones y políticas para el desarrollo socio-económico y humano que procuran la igualdad de oportunidades y derechos para todas las personas, independientemente de su status social, su género, edad, condición física y mental, su etnia, religión, opción sexual, etc., en equilibrio con su medioambiente. [Handicap International, 2007]

Rehabilitación Basada en la Comunidad

posted Oct 28, 2016, 4:37 PM by Francesco Bucci   [ updated Oct 28, 2016, 4:50 PM ]

El trabajo de la Fundación San Lucas

posted Oct 26, 2016, 9:10 PM by Francesco Bucci


Fundación San Lucas: Un sueño hecho realidad

posted Oct 10, 2016, 4:45 PM by Francesco Bucci   [ updated Oct 10, 2016, 5:19 PM ]

Equipo de la Fundación San Lucas en Villa Naranjos, municipio de Colomi

Cochabamba,  24 de agosto del 2016

Soñamos y creímos  hace más de 25 años junto a  un puñado de mujeres y hombres   apasionados  por la vivencia del evangelio entre los más excluidos  en la fuerza transformadora de la semilla bajo la tierra en  comunidades donde aún no llegaban los servicios del Estado ni  otras instituciones. Creímos en   la fuerza de lo pequeño; creímos  que era  posible  transformar la realidad de muerte y de conformismo que doblegaba  a estas  poblaciones  en situaciones de vida.  ¡Sabíamos  que la semilla daría su fruto!  pero desconocíamos el tiempo que tardaría y  la forma de hacerlo; Al inicio la muerte y las enfermedades  superaban  todas las cifras que expresaban  las estadísticas; la muerte de los niños  era aceptada como la fábrica de angelitos, el pánico a recibir el maltrato en los hospitales de la ciudad, por no tener dinero, por hablar otra lengua, por la negligencia médica  impedían que la población recibiera la atención especializada que requería para sanar y preferían morir en sus casas.   Morir  era una costumbre tan cotidiana como nacer; alguna vez incluso  nos dijeron durante el entierro de un niño:  “¿Porque se preocupan tanto por nosotros: Si aquí muere un niño y nacen tres?”; también nos   expresaba una madre al lado del cadáver de su niña después de negarse rotundamente a que le diésemos el tratamiento médico que requería para sanar: “ ¿Porque querría yo que mi hija viviese?: ¿Para que sufra lo que yo he sufrido? Que nos espera a  las mujeres del campo más que trabajar y maltrato? ¿Qué futuro nos espera a nosotras? que nos ofrecen los gobiernos,  si ni existimos para ellos?”. Barreras internas y externas,  visibles e invisibles hacían que con frecuencia escucháramos: “Esto nunca va a cambiar… Bolivia siempre ha sido así”.  Y a veces casi nos la creíamos  pensando: tal vez no vale la pena, estamos arando en el desierto… Sin embargo  desde el diagnóstico de salud y respondiendo con las bases a sus necesidades prioritarias:  agua potable, educación, postas sanitarias comunicadas entre si  con un sistema de radio dando atención las 24 horas del día, promotores capacitados en responder al llamado de su gente; mejoramiento de suelos, de semillas, especies menores en el proyecto agropecuario; apoyo a los centros   Uainas que acogen durante el día a los niños menores de seis años; capacitación permanente en los sindicatos, las escuelas  y los diferentes grupos que se fueron organizando sobre el valor de la vida, recuperación de  la medicina tradicional, el buen vivir  y el amor de Dios hecho realidad en el despertar de estas comunidades  con los  niños, las  mujeres, los jóvenes, los hombres, autoridades  fuimos buscando y encontrando caminos que al principio  parecían inaccesibles  mas no imposibles: fuimos  ganando  poco a poco  la batalla a la muerte en las comunidades  de las Subcentrales de Sapanani, de Laraty y del Khuluyu , Cantón Palqa Provincia del Chapare.    

A  los  10 años de convivencia continua con las comunidades trabajando intensamente con ellos    celebramos la alegría sin límites de alcanzar   0% en mortalidad infantil por desnutrición, diarrea, neumonías y enfermedades prevenibles, 0% en mortalidad materna.

  Celebramos la alegría de los sueños realizados en las vidas ganadas de tantos seres maravillosos como testimonio de un trabajo realizado con un equipo multidisciplinario, la solidaridad internacional siendo protagonista la comunidad aplicando el modelo de salud llamado: Atención Primaria en Salud Integral

 María Teresa Losada  - Directora de la Fundación San Lucas

1-7 of 7